Comparte
Facebook Twitter Digg Reddit Del.icio.us Stumble Upon Google BlinkList Technorati Mixx Windows Live Bookmark MySpace Yahoo Bookmarks Diigo

Amigdalas y Adenoides

El cuadro clínico de amigdalitis aguda, crónica o recurrente se caracteriza por fiebre, dolor de garganta, hiporexia, dolor al tragar alimentos, molestia para respirar, eritema y exudado amigdalino, e inflamación en el cuello.

11.06.2001
Dr. Francisco González García - Otorrinolaringólogo de España
fcoglez21@arrakis.es

DESCRIPCIÓN DE LAS AMÍGDALAS

A principios de siglo, había muchas razones imprecisas o ninguna para practicar la amigdalectomía, ya que se carecía de conocimientos científicos claros al respecto. ¿Que son las amígdalas? Las amígdalas inician su desarrollo en el tercer mes de gestación y derivan de la segunda bolsa faríngea en su porción ventral. Se localizan en la parte lateral de la bucofaringe, entre los músculos palatogloso y palatofarinfgeo, con estrecha relación con el paladar blando, lengua y cavidad bucal; forman parte del anillo linfático de Waldeyer y tienen un revestimiento epitelial con tejido conectivo y células linfoides infiltrantes; están vascularizadas por la arteria palatina, rama de la facial ascendente y por ramos amigdalinos.

Forman una barrera importante de defensa inmunitaria produciendo la IgA y la IgE que son un destacado factor de defensa contra agentes microbianos, vírales o materiales inhalados. Se ha demostrado que tienen memoria a futuro y son particularmente activas entre los 4 y 10 años de edad, e involucionan después de la pubertad.

 

LA INFECCIÓN DE LAS AMÍGDALAS

¿Qué es la infección de las amígdalas?

El cuadro clínico de amigdalitis aguda, crónica o recurrente se caracteriza por fiebre, dolor de garganta, hiporexia, dolor al tragar alimentos, molestia para respirar, eritema y exudado amigdalino, e inflamación en el cuello. En cuanto a la variedad clínica, existe una forma recurrente que se presenta de cuatro a siete veces durante una estación, o bien, cinco episodios anuales durante dos años, o tres episodios al año durante tres años. En los últimos años se ha establecido que las amígdalas pueden crecer y se han determinado grados de hipertrofia con el fin de valorar la magnitud de la obstrucción a nivel bucofaríngeo, algunos la clasifican en cruces (+, ++, +++ y ++++), otros en grado 1 al 4 y otros con letras A, B y C.

Las indicaciones clínicas de la amigdalectomía se dividen en obtrucción e infección. Entre estas últimas está la amigdalitis recurrente a pesar del tratamiento médico, la recurrente complicada con absceso periamigdalino, el absceso de ganglios cervicales, las convulsiones febriles, la amigdalitis recurrente acompañada con valvulopatía cardiaca y etiología estreptocócica, y la que se acompaña con otitis recurrente. Entre los casos de obstrucción está la hiperplasia amigdalina con obstrucción, perturbaciones del sueño, cor pulmonale, falta de crecimiento no atribuible a otras causas y trastornos de la deglución. Además en este grupo de obstrucción se incluyen las anormalidades del lenguaje, las dentarias y neoplasias. Las contraindicaciones son paladar hendido, amigdalitis aguda, infecciones respiratorias en menores de tres años de edad, discrasias sanguíneas, y enfermedades sistémicas mal o no controladas. El manejo preoperatorio incluye historia clínica con estudios de apoyo de laboratorio y radiografía lateral del cuello.

¿Cómo se operan las amígdalas?

La intervención de las amígdalas o amigdalectomía es un procedimiento quirúrgico y como tal se realiza con los máximos cuidados par minimizar los riesgos. Es necesario antes de la intervención un estudio preoperatorio. Debes saber que:

  • Las ocho horas anteriores a la intervención el niño debe permanecer en ayunas. (no comer)
  • Tu hijo recibirá anestesia general, lo que significa que la intervención será realizada en un quirófano, con un anestesista que monitorizará en cada momento sus constantes vitales.
  • Tu hijo permanecerá dormido, bajo los efectos de la anestesia, alrededor de unos 20 minutos.
  • El cirujano extraerá las amígdalas de tu niño a través de la boca, sin realizar incisiones en la piel.
  • La operación se realizara con instrumentos específicos, que disecan las amígdalas extrayéndolas del lecho amigdalar. Tras esto generalmente es necesario la electrocoagulación de pequeños vasos sanguíneos. El sitio de donde las amígdalas han sido extraídas cicatriza por sí mismo en 10-14 días.
  • Puede tener mucho dolor en las primeras horas postoperatorias, va a babear mucho ya que tienen miedo de tragarse la saliva, e incluso pueden vomitar algo de sangre ya que durante la cirugía puede haber pasado sangre al estomago este se irrita y viene el vomito con sangre, esto puede asustar a los padres pero no es de cuidado a menos que este sangrando mucho de la zona quirúrgica.
  • Muchos estudios han demostrado que la extirpación de las amígdalas no influye de forma negativa en la respuesta inmune (defensas) del organismo. La función de las amígdalas es suplida íntegramente por el resto de los tejidos linfáticos del organismo.
  • En la mayoría de los casos el tiempo de estancia en el hospital es de 5 a 10 horas. Niños menores de 3 años o con enfermedades crónicas permanecerán en el hospital al menos 24 horas.
  • Al alta el otorrinolaringólogo indicará tratamiento antibiótico y analgésico.

¿Cuáles son los riesgos de la amigdalectomía?

La amigdalectomía es realizada con anestesia general y esto entraña un riesgo anestésico igual que cualquier otra operación. Afortunadamente gracias a las medidas de control y los nuevos fármacos anestésicos este riesgo es mínimo. Una complicación propia de la amigdalectomía es el sangrado del lecho amigdalar que se puede producir inmediatamente tras la intervención o alrededor del séptimo día de la operación cuando la escara que cubre la zona operada se cae. Está complicación puede minimizarse siguiendo las recomendaciones de su otorrinolaringólogo para el postoperatorio. Cuando la hemorragia ocurre la mayoría de las veces es escasa y cesa espontáneamente. En ocasiones, sin embargo, es necesario el ingreso del niño en el hospital para coagulación, bajo anestesia, del punto sangrante. Otra complicación de la intervención puede ser el dolor intenso de garganta durante la deglución que en muchas ocasiones se irradia a oídos. El médico te habrá prescrito tratamiento analgésico que debes usar según sea necesario.

¿Qué cuidados debemos tener tras la intervención?

Tras la operación de amígdalas se crea en la zona de la intervención unas costras blanquecinas. Estas costras ¡no son signo de infección! sino la evolución normal de la cicatrización de la mucosa faríngea. Se debe tener preocupación en que estas costras no se desprendan bruscamente para evitar el sangrado, para ello es conveniente seguir los siguientes consejos: · Reposo relativo tras la amigdalectomía, evitando los ejercicios bruscos. · Evitar las maniobras en la boca que puedan llevar al desprendimiento de las costras (higiene dental posterior, colutorios enérgicos etc.) · Seguir una dieta blanda fría durante dos días, que luego se hará tibia hasta pasado el séptimo día en que se comenzará con dieta normal. · Hay medicamentos como la aspirina que interfieren con la coagulación, procura evitarlos antes y después de la intervención

¿QUÉ SON LAS ADENOIDES?

Descripción

Las adenoides son un acumulo de tejido linfático como las amígdalas pero situado en la zona de transición entre la nariz y la garganta, no son visibles como las amígdalas con la inspección de la boca, porque quedan escondidas detrás del paladar. Estos crecen cuando se tienen muchas infecciones nasales Esta situación de las adenoides, cuando son demasiado grandes, produce síntomas por la obstrucción del paso de aire cuando se respira a través de la nariz. La misión de las adenoides es servir de filtro de las bacterias y virus que entran a través de la nariz, produciendo anticuerpos frente a las infecciones. Su extirpación no produce disminución de las defensas en el niño. Cuando son operadas otros tejidos linfáticos del organismo suplen su función.

Corte de la faringe

Síntomas de adenoides grandes

Me dijeron que a mi hijo lo tienen que operar de las adenoides, ¿cuáles son los síntomas de que tenga los adenoides grandes? Tu hijo puede tener varios síntomas pero se resumen en este cuadro:

  • Dificultad para la respiración por la nariz, respira normalmente por la boca.
  • Habla como si la nariz estuviera obstruida (mormado)
  • No te hace caso, le hablas y esta distraído como que no te oye
  • Respira ruidosamente.
  • Ronca mucho durante el sueño.
  • Catarros nasales, espesos
  • Tos nocturna.
  • Infecciones frecuentes de oídos.

Tratamiento antes de la cirugía

¿Se puede dar tratamiento medico? ¿O es necesario operarlas desde un principio? El tratamiento inicial de las adenoiditis son los antibióticos. No obstante ocurre que estas infecciones suelen ser recurrentes, y las adenoides hipertróficas producen verdadera dificultad respiratoria, con pausas de apnea y problemas en el habla además de influir en la aparición de otitis si no ceden los síntomas con este tratamiento se evalúa la cirugía

¿Cómo se operan las adenoides?

La adenoidectomía u operación de las adenoides consiste en la extirpación de las adenoides mediante un legrado. (Como un raspado) Se suele realizar junto con la amigdalectomía. Antes de la intervención se realizará un estudio preoperatorio por el médico y el anestesiólogo Debes saber que: · Las ocho horas anteriores a la operación se debe permanecer en ayunas. · Esta cirugía Tu hijo recibirá anestesia general, por lo tanto será operado en un quirófano, bajo la vigilancia de un anestesista y con la Monitorización necesaria para controlar sus signos vitales y disminuir los riesgos. · Tu hijo permanecerá dormido, bajo los efectos de la anestesia, alrededor de 45 minutos. · El cirujano extraerá las adenoides a través de la boca, mediante un legrado, sin realizar incisiones en la piel. Puede vomitar un poco de sangre en el postoperatorio pero es normal. · La extirpación de las adenoides no influye de forma negativa en las defensas del organismo. La función de las adenoides es suplida por otros tejidos del organismo. · En la mayoría de los casos el tiempo de estancia en el hospital es de 8-12 horas. · Al alta el otorrinolaringólogo prescribirá tratamiento antibiótico. Tratamiento para el dolor generalmente no es necesario.

Riesgos de la cirugía de adenoides

La adenoidectomía es realizada con anestesia general y esto entraña un riesgo anestésico igual que cualquier otra operación. Afortunadamente gracias a las medidas de Cuidados, Aparatos Nuevos de Monitorización y los nuevos fármacos anestésicos este riesgo es mínimo. Una complicación de la adenoidectomía es el sangrado, que es más infrecuente que en la amigdalectomía. Está complicación puede minimizarse siguiendo las recomendaciones de su otorrinolaringólogo para el postoperatorio. Cuando la hemorragia ocurre la mayoría de las veces es escasa y cesa espontáneamente.


El Logotipo es propiedad del Dr. Ramiro G. Villarreal G. y es Marca Registrada ® 2003-2014
El contenido de este sitio web tiene Derechos Reservados © Dr. Ramiro G. Villarreal G.
Se prohibe el uso o reproducción del contenido sin autorización del Dr. Villarreal


powered by emagen.com.mx