Estimulación Temprana

Un Mes - Dos Meses - Tres Meses - Cuatro Meses - Cinco Meses - Seis Meses - Siete Meses - Ocho Meses - Nueve Meses - Diez Meses - Once Meses - Un Año - Año y Medio - Dos Años -

Esta es una guía en la cual los Padres podrán darse cuenta del desarrollo psicomotríz que sus hijos deben tener mes con mes durante el primer año, al año y medio y a los dos años. También encontrarán una guía práctica para la estimulación temprana del desarrollo del bebé.

=PROGRAMA DE ESTIMULACION temprana=

El bebé, hechura de los padres

Si usted ama verdaderamente a su bebé, dispone de unos minutos libres al día y tiene un poco de paciencia, puede prevenir posibles fallas en el desarrollo. Los bebés más capaces son aquellos a quienes sus padres han abierto de par, en par, las puertas del mundo de los estímulos.

¿Cómo aprender a estimularlos?

Todo bebé posee un deseo natural de aprender, de hacer y saber cómo hacerlo, usted y su esposo como padres, tienen en exclusiva esa hermosa y única oportunidad de estimular al niño durante sus primeros años. Este programa de estimulación temprana no pretende dar conocimientos al pequeño, sino alentar la habilidad de su hijo de aprender, descubrir, recibir estímulos, probar y satisfacer su necesidad de saber y sólo puede ser de provecho cuando usted considera a su bebé como una personita con necesidades y exigencias propias.

¿Qué necesita usted para estimular a su bebé?

  • Amor, entusiasmo y constancia.
  • Sonidos, colores, luces y diferentes texturas que se encuentren en la vida diaria.
  • Conocimientos de lo que se espera que su hijo realice de acuerdo a su edad, además de conocer aquello que nos indique algún problema en su desarrollo.

Actividades y sugerencias

El niño aprende a través del contacto físico, de olores y sabores. Recuerde que no necesita más que aprovechar los momentos de la alimentación, del baño, o el momento de cambiar la ropa para estimular a su hijo.

  • Procure utilizar un sólo aroma (perfume) para que el niño la identifique fácilmente a través del olfato. También trate de acercarle objetos perfumados que usted utiliza para asearlo: jabón, loción etc.
  • Cuándo el niño este dormido no trate de disminuir por completo los sonidos habituales del medio ambiente. Deje que se acostumbre a ellos.
  • Habléle, juegue con él, hágale cosquillas e intente hacerlo sonreír.
  • Sea paciente
  • Ser madre es un cambio emocionante en su vida. Pero, pasará tiempo hasta que se acostumbre a desempeñar su nuevo e importante papel. La madre y el bebé aprenden juntos. No espere saberlo todo de la noche a la mañana.
  • Las primeras semanas después del nacimiento de su bebé, usted tal vez se sorprenderá de la intensidad de sus sentimientos. A veces se sentirá triste o a punto de llorar sin tener razón.
  • Algunos de estos sentimientos son producidos por los cambios físicos que experimenta su cuerpo al regresar a su estado normal. Tal vez se sienta emocionada, orgullosa o muy alegre. Y, ¡por supuesto, también podrá sentirse cansada y desanimada!
  • La mayoría de las madres experimentan estos estados de ánimo. Con el tiempo, usted recuperará su energía y buen humor. Mientras tanto, mantenga una rutina diaria simple. Reduzca sus actividades al mínimo y planifique dormir cuando duerme el bebé. Sea flexible.
  • Cuando pase por momentos difíciles, comunique sus sentimientos a su pareja, a un miembro de la familia o a una amiga. Hablar con alguien cercano a usted o con alguien que ha pasado por la misma experiencia, siempre ayuda. Donde usted vive tal vez haya grupos de apoyo para madres primerizas.
  • ¿Cómo es el bebé
  • Si su bebé no tiene mucho pelo, tiene brazos y piernas cortas y una cabeza que parece demasiado grande, ¡entonces su bebé es muy normal!
  • Quizás no tuvo el niño o la niña que deseaba, o quizás el bebé no se parece al "bebé perfecto" con el que soñó durante su embarazo, o que vio en las revistas y la televisión.
  • Pasará tiempo hasta que se acostumbre al bebé que tiene. Algunas madres adoran enseguida al recién nacido; otras necesitan conocer mejor al bebé. Esto es normal.
  • Cuidar a un bebé asusta un poco al principio, pero se siente más seguridad con el tiempo.

Su bebé quiere que usted sepa:

* Me gusta mirar tu cara, colores brillantes, espejos y dibujos.
* Me siento consolado cuando me cargas y me hablas.
* Miro las cosas pero todavía no trato de cogerlas.
* Los ruidos altos, las luces brillantes y el trato rudo me asustan.
* Me tranquilizo cuando alguien me carga y me abraza.
* Por favor, cámbiame de posición de vez en cuando para que pueda ver diferentes cosas.

=EL O ELLA=

Esta serie de artículos se refiere a ambos sexos. Por eso nos referimos a los niños usando los pronombres él o ella. No se olvide que estamos hablando de los niños en general aún cuando usamos "él " o "ella."

Cada bebé es diferente

La relación entre los padres y sus bebés depende de ambos. Los padres activos y ocupados entienden mejor a una beba activa y nerviosa, que a una callada y dormilona. Padres de carácter tranquilo y apacible entienden mejor a una bebé feliz y alerta, que a una nerviosa o inquieta. Si su bebé actúa de la manera que usted esperaba, criarlo le parecerá más fácil. Pero si su bebé no es como usted lo esperaba, ¡no pierda la cabeza! Tal vez le costará más acostumbrarse, pero con el tiempo se dará cuenta que vale la pena. Observe a su bebé cuidadosamente, y vea como reacciona. ¿Es muy activa? ¿Duerme y come con regularidad o cambian sus hábitos de día a día? ¿Es tranquila o llora a menudo? Su bebé le irá indicando cómo le gusta que la traten.

Seguridad en la cuna

Accidentes en las cunas han causado lesiones graves y a veces han causado la muerte a bebés. Considere estos detalles cuando compre una cuna:

  • Las tablillas no deben de estar separadas por más de 2 3/8 pulgadas, así el bebé no puede meterse entre ellas, quedando atrapado y con la posibilidad de sofocarse.
  • Si la pintura contiene plomo, quítela y pinte la cuna de nuevo. Las cunas fabricadas después de 1977 no están pintadas con pintura que contiene plomo.
  • Asegúrese de que no hayan bordes de metal afilado o astillas.
  • Los costados de la cuna deben ser suficientemente altos, aún cuando estén bajados, para que el bebé no pueda caerse.
  • El nombre del fabricante y el modelo o número de la cuna se debe dejar permanentemente en la cuna, en caso de que se presente un problema que requiera devolución.
  • El colchón debe quedar fijo y seguro en los cuatro costados de la cuna. Si usted puede poner dos o más dedos entre el colchón y los lados, es mejor conseguir un colchón que calce bien.
  • Las almohadillas protectoras de las cunas deben atarse a los lados con seis o más cintas. El bebé no necesita almohada, ya que puede sofocarse.
  • No compre una cuna usada con sujetadores de plástico para el colchón. Si se rompe un sujetador, una esquina puede deslizarse y la cabeza del bebé puede quedar atrapada debajo del costado de la cuna.
  • No compre una cuna usada con recortes decorativos en los lados. Quite los postes de las esquinas que sobresalgan más de una pulgada sobre los costados de la cuna. El cuello o la ropa del bebé pueden engancharse y asfixiarlo.

Cree un mundo interesante para su bebé

El bebé tiene los mismos sentidos que usted tiene. Aún al nacer, el bebé puede ver, oír, oler, y tocar.

Vista -- El bebé prefiere mirar caras. Durante sus primeras semanas de vida puede ver mejor a una distancia de 8 a 12 pulgadas --más o menos la distancia entre su cara y la del bebé cuando lo tiene cerca para darle de comer o cuando le habla. Los colores vivos, los contrastes y las cosas brillantes son más interesantes para los bebés que los colores pálidos. El bebé puede seguir por varios segundos con su mirada objetos que se mueven. Durante las primeras semanas su cabeza se vira a un lado cuando se le acuesta boca abajo; por eso, cuelgue los móviles al lado de la cuna y no arriba.

Oído -- Los recién nacidos pueden virar sus cabezas cuando escuchan un ruido interesante. Prefieren voces de tono alto y dulce. A los tres meses ya pueden reconocer la voz de sus padres. Cuando su bebé esté molesto, la música suave puede calmarlo.

Olfato -- Aún los bebés pequeños reaccionan a los olores. Olores fuertes e intensos hacen que el bebé voltee su cabeza hacia el lado opuesto y llore. A la primera semana de nacidos el bebé reconoce el olor de la madre que lo amamanta.

Tacto -- El tacto es muy importante para el bebé. Tomarlo en brazos y acariciarlo le indica al bebé que su mundo es un lugar amistoso. De hecho, Estudios han señalado que estos bebés lloran menos que los bebés que no sienten la cercanía de un adulto. Cargue a su bebé, o use una mochila frontal. Estar en sus brazos y oír el latido de su corazón hace que su bebé se sienta seguro.

Abrace y cargue a su bebé cuantas veces usted desee. No se preocupe de que puede malcriarla. ¡Se supone que a los bebés hay que mimarlos!. Mientras lo tiene en brazos, comparta el abrazo con el resto de su familia. Todos se sentirán mucho mejor. El bebé también siente movimientos desde muy temprano. Movimientos como mecer o caminar, ayudan a calmar al bebé que llora. Acuérdese, el bebé pasó nueve meses flotando en su útero, así que está acostumbrado a mecerse y a moverse. Cargando a su bebé en posición vertical le permite mirar a su alrededor, así tal vez llore menos.

AVISO: La miel es dañina para el bebé

A un bebé de menos de un año de edad no se le debe dar miel. La miel tiene esporas que pueden causar una enfermedad llamada "Botulismo Infantil." Los niños mayores tienen un sistema intestinal más desarrollado que tolera la miel.

Llorar es pedir ayuda

Cuando el bebé llora significa que necesita su ayuda. El bebé llora solamente cuando necesita algo y sólo deja de llorar cuando esa necesidad ha sido satisfecha, o cuando esté demasiado cansado para seguir llorando. Los estudios demuestran que cuando se responde rápidamente al llanto de su bebé se logra que llore menos y por períodos más cortos. Posteriormente, estos bebés demostrarán más energía para aprender y para interactuar con otras personas.

Cuando su paciencia está por acabarse

A veces puede parecer que su bebé nunca va a dejar de llorar. Esta situación le puede causar tensión y molestia, sin embargo, no debe enojarse con su bebé -- él no lo puede evitar. Si ha tratado de apaciguarla y todavía sigue llorando, intente lo siguiente: Póngala en su cuna y cierre la puerta. Dúchese o pase la aspiradora. Así no la oirá y el ruido tal vez calme a su bebé. Obsérvela cada 15 minutos para estar segura de que está bien. Pídale a una amiga o un familiar que le cuide el niño por media hora o una hora. Todo el mundo necesita un descanso de vez en cuando. Si cree que el bebé está enfermo llame al médico.

¿Por qué llora el bebé?

Hambre -- El bebé usualmente llora cuando tiene hambre. Si han pasado por lo menos dos horas desde que comió vea si el bebé tiene hambre.

Soledad -- Si el bebé se calma y se queda tranquilo al momento que lo cargue, ¡quiere decir que la echaba de menos! Recuerde que el bebé estuvo abrigadito en el vientre escuchando el latido del corazón por nueve meses. La necesidad de su cercanía es muy importante para el bebé. El bebé no se malcriará porque usted lo acuna cuando él quiere -- o cuando usted lo quiere.

Frío/Calor -- Toque la espalda o la barriguita del bebé para ver si está muy frío o muy caliente. Arréglele la ropa para que se sienta más cómodo y vístalo de acuerdo al clima, con la misma cantidad de ropa que usted lleva o tal vez un poco más.

Exceso de estímulo -- mucha gente hablándole o revoloteando cerca del bebé al mismo tiempo, puede ser exagerado para él. El bebé necesita un poco de tranquilidad y silencio. Mecerlo en un cuarto con luz baja puede ayudar.

Desvestirlo -- Póngale una cobijita en la barriguita hasta que lo vuelva a vestir.

Sobresalto -- El bebé si se mueve repentinamente se sobresalta y llora. Envuélvalo con una cobija y tómelo con seguridad para calmarlo.

Pañal Mojado -- A algunos bebés no les molesta, pero a otros sí.

Dolor -- El bebé puede estar enfermo o incómodo si lo pincha un gancho, o si su ropa tiene etiquetas ásperas o cierres que le molesta.

Sueño -- Algunos bebés necesitan que se les mime un poco antes de dormirse.

Algunos bebés sufren de cólicos

El bebé que sufre de cólico tiene dolores de estómago que lo hace llorar de dolor. Este llanto agudo puede durar unos minutos o varias horas; usualmente se produce a la misma hora todos los días. A veces un bebé con cólico no deja de llorar aún después de intentar los remedios usuales. No es culpa suya o del bebé. Intente lo siguiente:

  • Acueste al bebé boca abajo encima de sus rodilla y masajee o dé palmadas suaves en la espalda.
  • Meza usted al bebé 60 veces por minuto -- camine a paso lento, use un columpio de bebé, camine con el bebé en sus brazos con su mano en la barriga, o cárguelo en posición vertical para que pueda mirar a su alrededor.
  • Trate de cambiar la hora del baño a la noche.
  • Déle la comida nocturna en posición derecha y no acostada. Déle golpecitos en la espalda para que eructe y salga el aire del estómago.
  • Ofrézcale un chupón, chupando se le relaja el estómago.
  • Llévela a pasear en el carro, sentándola en el asiento para bebé.
  • Cántele o ponga música suave. Algunas veces el ruido de la aspiradora, el ventilador, o el radio mal sintonizado ayuda a calmar el bebé.

* Pregunte al pediatra si tiene otras ideas.

La seguridad del bebé en el automóvil

Cada año bebés y niños pequeños mueren en accidentes automovilísticos. No deje que esto le pase al suyo. Las leyes en la mayoría de los estados requieren que niños menores de dos años viajen en un asiento de seguridad de automóvil. Los niños de 2 a 4 años deben usar un asiento de seguridad o un cinturón de seguridad.

Usando un asiento de seguridad es la única manera de proteger al bebé en el automóvil. Los niños que pesan menos de 20 libras y miden menos de 26 pulgadas deben acomodarse mirando hacia atrás. El asiento de seguridad protegerá a su bebé en la mayoría de los accidentes de tránsito. Si usted sostiene al bebé en su regazo, un accidente puede arrancarle el bebé de los brazos y lanzarlo hacia el frente del automóvil con la misma fuerza que una caída de un tercer piso. El bebé podría también quedar aplastado entre su cuerpo y el tablero del carro, o ser lanzado hacia fuera a través de una ventana.

Toda persona que viaja en automóvil debe usar un cinturón de seguridad. La persona u objeto que no esté asegurado podría zafarse y lesionar a su bebé. Cajas de herramientas y otros objetos pesados se convierten en peligrosos misiles voladores en un accidente o en una parada súbita. Manténgalos en el baúl o en el piso del automóvil.

Para proteger a su bebé, use los asientos de seguridad correctamente:

  • Ponga al bebé en el asiento de seguridad, asegúrese de que los cinturones estén firmes y colocados sobre los hombros. No ponga cobijas gruesas debajo del bebé. Si hace frío vista a su bebé con un abrigo térmico y coloque las cobijas encima de los cinturones.
  • Coloque el asiento de seguridad mirando hacia la ventana trasera del carro. Pase el cinturón de seguridad por las agarraderas del asiento de seguridad. Un asiento de seguridad para niños diseñado para mirar hacia atrás nunca debe ser colocado mirando hacia el frente.
  • Un asiento de seguridad puede proteger al bebé solamente si se usa cada vez que viaja en automóvil. Usted puede conducir muy bien y con cuidado, pero no puede estar seguro de los otros conductores en la carretera. Muchos accidentes automovilísticos ocurren a menos de dos millas de la casa y a velocidades de menos de 30 millas por hora.

=ALGUNAS PREGUNTAS, RESPUESTAS Y CONSEJOS=

¿Es seguro mezclar la fórmula de mi bebé con agua de pozo?
El agua de muchos pozos privados no es segura para los niños y las mujeres embarazadas.

Cómo alimentar a su bebé
Sostenga al bebé de tal forma que pueda ver su cara cuando lo alimenta. La hora de la comida es un momento de aprendizaje muy importante para el bebé. El bebé aprende a reconocer a la persona que le satisface su necesidad más importante, el hambre, cuando ve la cara que lo alimenta.

¿Cuándo le debo de dar de comer por horario o cuando el bebé lo pida?
Considerando que un bebé pequeño necesita comer cada dos o tres horas, ¡es difícil creer que usted dormirá algún día! A medida que su bebé crece, no necesitará comer tan seguido.

¿Cuándo se debe alimentar al bebé?
Mire el reloj, pero también, ¡observe al bebé! El bebe usualmente llora cuando tiene hambre. Si su horario de alimentación es muy rígido, escuchará muchos llantos. Sea flexible.
Muchos bebés, si se les alimenta cuando tienen hambre, empiezan a mantener un horario regular por sí mismos alrededor del primer mes. Si su bebé es muy irregular y no hace nada a la misma hora cada día, debe entonces tratar de alimentarla cada tres o cuatro horas. Despiértela un poquito antes de cada comida, para así empezar a acostumbrarla a un horario regular. Si espera mucho tiempo y la bebita llora, aspirará mucho aire y se atragantará. Pasará un tiempo hasta que usted conozca todos los detalles. Su hija dejará de comer cuando se sienta satisfecha. No trate de forzar a una bebita a comer más de lo que quiere.

Consejo para las madres que amamantan
Algunos días puede parecerle que usted no tiene suficiente leche. Hay momentos en que el bebé crece rápidamente y necesita alimentación más a menudo. Esto sólo debe durar unos días y usted no debe dejar de darle pecho. Esta necesidad del bebé le avisa a su organismo que necesita producir más leche. El bebé está tomando suficiente leche si moja por lo menos seis pañales por día.

Consejos para las madres que alimentan con biberón
No caliente el biberón en el horno de microondas. El biberón puede estar frío por fuera, pero el líquido estará caliente en forma dispareja y quemar la boca delicada del bebé. Caliente el biberón en una olla o póngalo bajo la llave del agua caliente. Pruebe la fórmula en su mano para comprobar la temperatura.

¿Quién es importante para el bebé?
Hay muchas personas aparte de mamá y papá que serán importantes en la vida de su hijo. Algunas de ellas son:

Hermanos-- Tal vez sea difícil para los hermanos y hermanas acostumbrarse al bebé recién nacido, especialmente al principio. Los bebés necesitan mucha atención y, a veces, parece que no hay tiempo para atender a ninguna otra persona. Una buena manera de tener momentos especiales con los niños mayores es leyéndoles historias y cuentos mientras alimenta al bebé. Si un niño mayor quiere ayudar con el bebé, él o ella puede buscar los pañales, hablarle o cantarle al bebé y dibujar figuras para colgar en la cuna o en la mesa de cambiar pañales. Cambie los dibujos todas las semanas. No deje a un niño menor de 4 años solo con el bebé. Los niños pequeños no saben que los bebés se pueden lesionar fácilmente.

Abuelos-- Los abuelos tal vez tengan tiempo para visitar y ayudar con el cuidado del recién nacido. Aún si viven lejos, ellos pueden tener buenos consejos sobre cosas como el cólico o el lavado de ropa. Pero, a veces, es difícil para los abuelos ver a sus hijos desempeñando el papel de padres, especialmente con un bebé recién nacido. ¡Entonces usted recibirá más consejos de los que espera! Escuche siempre los consejos y luego, si le dicen algo que usted no considera adecuado para su bebé, no responda, o diga: "Gracias, pero creo que lo haré de esta otra manera" o "El doctor me dijo que lo hiciera así." o "le voy a hablar al pediatra para ver que me dice". Los métodos seguramente han cambiado desde que sus padres tuvieron sus hijos y quizás algunos consejos ya no son adecuados. Su cónyuge y usted son quienes deciden qué es lo mejor para su bebé.

Niñeras-- Ellas son como parte de la familia para el bebé. Por lo tanto, escoja a esta persona cuidadosamente. Que sean de confianza y que tengan buena higiene, ellas también deben de leer esto.

 


El Logotipo es propiedad del Dr. Ramiro G. Villarreal G. y es Marca Registrada ® 2003-2014
El contenido de este sitio web tiene Derechos Reservados © Dr. Ramiro G. Villarreal G.
Se prohibe el uso o reproducción del contenido sin autorización del Dr. Villarreal


powered by emagen.com.mx